viajar, aprender, explorar, vivir

Obsesión por el mar y así comenzó todo

No recuerdo muy bien porque inicio mi extraña pero hermosa y delirante fascinación por la playa, el mar, el agua salada, la arena y todo lo que implica ser una "beach lover" pero si estoy segura, que fue en aquel verano del 2012 que baje al Tunco por primera vez para ayudar a mi mejor amiga en su trabajo en un bar de playa que ese amor comenzó a florecer.   tunco   12426887485_f9b7fb1479_b    

467164_283419101793826_2121126335_o

1016106_305745669561169_2132011262_n Puedo decir que gracias a ese acercamiento al ambiente bohemio, vibra playera y filosofía surfer que se respiraba en esa zona de forma más autentica en aquellos años; comencé a hacer de mis viajes a la playa algo más constante.

Parece que la vida es más lenta, más relajada y más fácil cuando estas en la zona costera salvadoreña.

Comencé hacerme asidua a los viajes de fin de semana de viernes a domingo; aprovechar los días libres en la universidad y a escaparme literalmente a mi pequeño paraíso playero en compañía de mi mejor amiga. 

Comencé a conocer gente diferente a la citadina con experiencias y vivencias diferentes a las mías; a practicar mi inglés (en la ciudad no practicaba con nadie el idioma); a divertirme en "chanclas" y shorts, todo eso y otras muchas pero buenas experiencias más, contribuyeron a que ahora no pueda pensar en planear mi futuro en otro lugar que no sea cerca de mi amado mar.